La Real Academia de la Lengua Española (RAE) y la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE) pusieron punto y coma a las protestas por integrar el llamado lenguaje inclusivo.

En el primer manual de estilo del idioma español la Real Academia de la Lengua ha integrado los vocablos castellanizados de yutuber, tuit y guasap, rechazando integrar los todxs, todes todas y todos, tod@s, al considerar que una cosa es el machismo y otra la gramática.

El problema es confundir la gramática con el machismo“, ha dicho desde hace tiempo el director honorario de la RAE, Víctor García de la Concha respecto al rechazo al llamado lenguaje inclusivo.

La declaratoria final de la RAE sobre si se aceptan o no las variables lingüísticas del lenguaje inclusivo se dará en diciembre; aunque García de la Concha anticipa que ‘no habrá sorpresas’

Lo novedoso del nuevo manual de estilo es que se crea para atender las dudas con respecto a la evolución que ha supuesto para la comunicación moderna el avance de las nuevas tecnologías, redes sociales y nuevos códigos visuales –como los emojis-, y que generan polémica ante su uso sin reglas.

Libro de estilo de la lengua española según la norma panhispánica, es el título del libro en cuestión que la RAE y la ASALE en conjunto han editado con un tiraje de 10 mil ejemplares en su primera edición. El libro de título kilométrico, paradójicamente busca la brevedad en las nuevas fórmulas lingüísticas.

Apenas en julio pasado Carmen Calvo, vicepresidenta de España, encargó a la RAE un informe sobre la modificación de la Constitución con el uso de un lenguaje más paritario, generando polémica por pretender el uso de lenguaje inclusivo.

La decisión de ‘excluir’ al lenguaje inclusivo en el primer manual de estilo ya comenzó a desatar nuevas críticas contra la RAE.