El alza al combustible fue literalmente el ‘cerillazo’ que ha hecho arder literalmente las calles de París con las revueltas convocadas por los llamados ‘chalecos amarillos’.

Por octavo fin de semana Francia vivió un estado de insurrección contra el gobierno de Emmanuel Macron. Más de 50 mil personas salieron a protestar contra el gobierno. París es el origen de la insurrección que pide mejoras de vida para la clase obrera. Los enfrentamientos de manifestantes y policía sucedieron inevitablemente.

50 mil (personas), eso es un poco más de una persona por municipio de Francia. Esa es la realidad de los ‘chalecos amarillos’ hoy. Se ve bien que ese movimiento no es representativo de Francia“, ha declarado el ministro del Interior, Christophe Castaner, ante la nueva revuelta.

Barricadas, incendios, gas lacrimógeno, destrozos y enfrentamientos con la policía fueron el escenario del sábado en París donde más de 3 mil 600 personas hicieron arder literalmente las calles

Los ‘chalecos amarillos’ es un movimiento de insurrección social nacido en París. Llevan ya ocho manifestaciones masivas.

El movimiento social comenzó su gesta en noviembre de 2018 ante el alza del precio al combustible. Primer reclamo social al que se fueron sumando otros durante cada sábado en que se han dado las protestas. La de este fin de semana es la octava protesta masiva.

Macron inicialmente cedió ante la presión social retirando el aumento al combustible y aportando mejorías en las prestaciones salariales de los obreros; aunque luego endureció su mensaje acusando a los manifestantes de ‘agitadores’, lo que ha provocado nuevas protestas.

Apenas el pasado 2 de enero se detuvo a Éric Drouet, quien es acusado de organizar una manifestación ilegal, uno de los principales líderes del movimiento denominado ‘chalecos amarillos’-por el uso literalmente de esta prenda-, volviendo a encender las revueltas en París, Toulouse, Nantes. Marsella, Rouen y Burdeos.

Una vez más, una extrema violencia ha venido a atacar a la República, a sus guardianes, a sus representantes, a sus símbolos. Los que cometen esos actos olvidan la esencia de nuestro pacto cívico. Se hará justicia”, advirtió Macron a través de su cuenta de Twitter.

La revuelta terminó con al menos 34 detenidos, según datos oficiales del gobierno.