Al menos 100 migrantes hondureños se atrevieron a saltar la valla fronteriza que separa a Estados Unidos de México en Tijuana. Como era de esperarse fueron repelidos con violencia.

Gas lacrimógeno y helicópteros sobrevolando fue la ‘recepción’ en Estados Unidos al grupo de migrantes hondureños, muchos con niños, que se atrevieron a saltar la valla para ingresar en tropel al país de Trump. Tras el zafarrancho al menos 39 personas terminaron detenidas en México. No se reportan personas heridas.

Previo a este desorden los migrantes habían convocado a una marcha en la ciudad de Tijuana. Durante el evento, un grupo que se estima en 500 migrantes se separó del contingente, se enfrentó a la policía local y logró saltar la valla en la zona conocida como El Chaparral. Usuarios de redes subieron fotos y videos para reflejar el momento.

La irrupción violenta de los migrantes no tuvo el mismo efecto que cuando cruzaron de Guatemala a México rompiendo las vallas. Estados Unidos los recibió con el uso de fuerza para repelerlos

Agentes de la Patrulla Fronteriza abrieron fuego con gases lacrimógenos para disuadir a los migrantes.

Sería inteligente si México detuviera las caravanas antes de que llegaran a la frontera o si los países de los que salen no los dejaran formarse“, reclamó Trump a través de un tuit.

NO van a ingresar a Estados Unidos. Si es necesario, cerraremos la frontera de forma permanente. Congreso, financia el MURO!“, lanzó Trump otro tuit donde pide a México que deporte ya a los migrantes.

Tras la ‘avalancha’ migrante, Estados Unidos cerró temporalmente la garita aduanal de San Ysidro, por al menos cinco horas, afectando el comercio, la movilidad de miles de personas y vehículos.

Desde México el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete, condenó la irrupción violenta de los migrantes tras informar que sea han identificado a 39 personas que incitaron a la violencia y que serán deportados de México.

Estas personas, lejos de ayudar a la caravana, la afectan“, enfatizó Navarrete.

Se estima que al día de hoy Tijuana alberga al menos a 5 mil migrantes hondureños y se espera que en días próximos arriben 9 mil más. Algo que ha provocado una polarización entre los habitantes de la ciudad, pues muchos rechazan a los migrantes que en días pasados incluso recibieron insultos y pedradas.

Andrés Manuel López Obrador, que está por asumir el poder como Presidente de México este fin de semana, ha planteado a Trump una especie de pacto migratorio-comercial para asimilar a los migrantes centroamericanos, darles trabajo y evitar el avance hacia Estados Unidos. Además de una política de fortalecimiento económico para los países de Centro América, que evite nuevas y futuras migraciones, algo que se está convirtiendo ya en una crisis humanitaria.