La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), a través de sus ministros de Relaciones Exteriores, ha determinado llamar a Rusia a cumplir con su responsabilidad sobre la producción de armas nucleares para preservar la paz.

La producción discrecional, según la OTAN, de armas nucleares por Rusia debe terminar, pues Estados Unidos no aceptará cumplir los términos del llamado Tratado para la Eliminación de Armas Nucleares de Medio y Corto Alcance (INF, por sus siglas en inglés) y podría derivar en un conflicto internacional. El ultimátum es de 6o días.

“Estados Unidos declara a Rusia en violación sustancial del tratado y suspenderemos nuestras obligaciones como remedio en 60 días, a menos que Rusia vuelva a un cumplimiento total y verificable”, dijo el secretario de Estado de los Estados Unidos Mike Pompeo, según reportan agencias como Reuters y EFE.

La OTAN emitió un comunicado donde alerta que ‘no es sostenible’ que algunos miembros firmantes del INF lo cumplan y otros no

Trump ha declarado desde hace meses que Rusia continua violando sistemáticamente el tratado y eso obliga a Estados Unidos retirarse del mismo si no hay correspondencia. Lo que significa una posible confrontación.

De acuerdo a la OTAN, Rusia sigue produciendo un sistema de misiles que violan el tratado y “supone un riesgo significativo para la seguridad euro-atlántica”.

Podemos invitar a Pompeo al ensayo del sistema 729 y él verá que el misil vuela a una distancia de 498 kilómetros y no viola el tratado“, dijo Frants Klintsévich, miembro del comité de Defensa y Seguridad del Senado ruso, en respuesta a la presión internacional.

De acuerdo a Estados Unidos, Rusia ha hecho caso omiso al menos a 30 señalamientos sobre el tema, lo que supone una provocación. El tratado INF fue firmado en 1987 por los entonces presidentes Ronald Regan, de Estados Unidos, y Mijail Gorbachov, de Rusia, en 1987. Lo que supuso el final de la llamada Guerra Fría.