En el último debate presidencial, los candidatos Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Anaya y José Antonio Meade se dieron hasta ‘con la cubeta’.

Los ataques entre los candidatos de Morena, PAN y PRI, fueron recurrentes y directos en el último debate organizado por el Instituto Nacional Electoral (INE), en Mérida, Yucatán. En días previos a la elección AMLO es favorito en las encuestas, mientras el PAN y PRI se disputan el segundo lugar.

Las propuestas quedaron en segundo término por el afán de los candidatos en exhibir las debilidades o los actos de presunta corrupción que han celebrado unos y otros.

López Obrador acusó al sistema neoliberal impuesto por el PRI en los últimos 30 años, de generar pobreza en México y una política económica que ha fracaso. Meade le reviró que en su período como regente de la Ciudad de México nunca generó empleos y si ‘produjo’ cientos de miles de pobres.

Ajeno a los pleitos entre los punteros, el candidato independiente Jaime ‘El Bronco’ Rodríguez parecía incluso un ‘conciliador’ en medio de la batalla de quienes bautizó como ‘la tercia maldita’

López Obrador acusó del ‘gasolinazo’ a Anaya y Meade. Anaya le reviró mostrando una lista donde aparece como parte de los diputados que votaron en contra. No satisfecho López Obrador volvió a la carga contra Anaya, aunque indirectamente, diciendo que acabará con la corrupción, porque en México se acumulan fortunas en unos años. Luego Meade acusó a AMLO de corrupto.

Yo entiendo que están desesperados porque creen que van a remontar 20 puntos en un debate. Serénense”, les conminó López Obrador a sus oponentes electorales.

Anaya redobló el ataque acusando a López Obrador de dar presuntos contratos a un oscuro empresario.

Si te demuestro que eres corrupto, ¿renuncias a tu candidatura?”, retó Anaya. Como respuesta recibió una nueva acusación de ser corrupto por parte de López Obrador. Anaya le reviró más tarde mostrando una página web donde se muestra al empresario y a López Obrador en el presunto trato ilegal.

Para distender un poco los ataques, ‘El Bronco’ resultó ser ‘conciliador’ cómico al pedirle a Anaya y López Obrador que mejor se dieran un beso

Anaya luego se fue contra el gobierno de Peña Nieto –al que acusa de ser corrupto, de perseguirlo políticamente y hasta de haber pactado con López Obrador-, para volver a la carga contra el candidato de Morena.

Meade entró al pleito acusando a Morena de pedir dinero por el sismo a ciudadanos y quedárselo. El candidato del PRI exigió al INE investigar. Luego recibió un ataque, pero de Anaya que retomó el tema del pacto PRImor.

Perdonar la corrupción no es cambio”, le espetó a López Obrador. Pero la respuesta vino de Meade quien acusó que el único candidato al que se investiga hoy por corrupción es a Anaya –por presunto lavado de dinero-. Anaya devolvió el golpe acusando que Meade está implicado en el caso de corrupción de Odebrecth. Y aseguró que cuando sea Presidente llevará a Peña Nieto y a Meade a la cárcel.

Meade le respondió que la única sentencia que tendrá Anaya, será la del Tribunal Electoral. Y se fue en contra de López Obrador acusando que uno de sus colaboradores, propuesto para la SCT, es quien sí está implicado en el caso Odebrecth.

Así el último debate presidencial que demuestra que la tensión electoral está a la vista.

Es seguro que los ataques entre candidatos seguirán hasta el día 27 de junio, antes de la veda electoral y la elección donde se decide el nuevo rumbo de México el 1 de julio.

  • Fotos: Especial