El juicio que sigue la fiscalía de Nueva York a Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán ha comenzado bajo fuertes medidas de seguridad y durante cuatro meses Brooklyn se paralizará ante el cierre del puente, al menos dos veces por día.

Helicópteros, autos blindados, un despliegue impresionante de agentes y medidas de seguridad han sorprendido a los neoyorkinos al iniciar el juicio contra el narco mexicano catalogado por las autoridades norteamericanas como “extremadamente peligroso”.

El Chapo Guzmán ha pisado por primer a vez la sala del juez Brian Cogan, y será juzgado por 12 miembros un jurado que este martes quedarán electos, según reporta la DW.

Ayer, en el primer día del juicio contra el ex líder del Cártel de Sinaloa se presentaron 28 aspirantes a jurados. Muchos de ellos terminaron declinando ante el miedo a que El Chapo cobre venganza contra ellos y sus familias.

Guzmán Loera está acusado de 17 cargos por narcotráfico, conspiración y lavado de dinero, y la fiscalía de Nueva York pretende que pague con cadena perpetua; desde el 20 de enero de 2017 permanece preso en una cárcel de Brooklyn

El impresionante despliegue de seguridad al iniciar el proceso es sólo una prueba para medir las condiciones en que será movilizado El Chapo durante los próximos cuatro meses, porque el verdadero inicio del juicio oral será hasta el próximo 13 de noviembre.

Para la fiscalía de Nueva York  El Chapo  es uno de los más violentos criminales del mundo, mientras que para su defensa –encabezada por Eduardo Balarezo y Jeffrey Lichtman, abogados famosos por defender a mafiosos- es un simple “campesino pobre” atrapado en la vorágine del tráfico de drogas.

Aunque el juicio debió iniciar el 16 de abril pasado, se ha prolongado ante la nueva aportación de pruebas y declaraciones de al menos 16 capos mexicanos y colombianos –presos en Estados Unidos- que testificarán contra Guzmán Loera.

Este reality show en vivo apenas comienza.