La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha elevado la cifra de muertos en Nicaragua por la represión del gobierno de Daniel Ortega.

Desde que iniciaron las protestas el 18 de abril la cifra de asesinatos de civiles, a manos de policías y paramilitares al servicio del gobierno de Daniel Ortega, no ha cesado. La CIDH alerta que de los 317 asesinados al menos 23 son niñas, niños y adolescentes.

La Comisión Interamericana condena todos los asesinatos registrados e insta al Estado de Nicaragua a investigar con prontitud y seriedad cada uno de estos crímenes. El Estado debe llevar un registro actualizado, confiable y transparente de todas las muertes”, expresó la relatora de país, comisionada Antonia Urrejola.

Durante los ataques a civiles, muchos de ellos estudiantes, se ha comprobado la operación de francotiradores

El Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI) ha constatado y documentado en terreno la intensificación de la represión y los operativos desplegados por agentes de la Policía Nacional y grupos parapoliciales en el contexto de la llamada “operación por la paz en diferentes ciudades del país, expone en su más reciente informe la CIDH.

Hemos tomado conocimiento con suma preocupación del aumento vertiginoso de personas detenidas sin las garantías del debido proceso y hacemos un llamado urgente al Estado a asegurar el estricto cumplimiento de la ley y demás garantías procesales de todos las personas detenidas, de conformidad con los estándares internacionales en esta materia. El Estado debe dar pronta liberación a todas las personas detenidas arbitrariamente y bajo cargos infundados“, manifestó el comisionado Joel Hernández, relator sobre los Derechos de las Personas Privadas de la Libertad.

La violencia del Estado lejos de atenuarse, se ha intensificado pese a los señalamientos internacionales.