Al menos cinco bancos mexicanos sufrieron el ataque de hackers que lograron un botín estimado en 400 millones de pesos. Aún se desconoce el número de usuarios afectados por el cibertatraco.

El Banco de México ha aceptado el problema con una reestructuración del Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI). De los bancos afectados no hay declaración pública aún. Ninguna institución acepta el hackeo, aunque diversos medios, nacionales y extranjeros, han señalado a Banorte, Banco del Bajío, BBVA Bancomer y CitiBanamex como parte de los afectados.

Los hackers burlaron los sistemas de los bancos para realizar transferencias de dinero a cuentas fantasma; luego retiraron en efectivo el dinero, lo que ha levantado sospechas de empleados bancarios involucrados

Lo importante es que los usuarios tengan la seguridad de que su dinero está seguro. El dinero de los usuarios no está perdido. Es una obligación del banco cuidar de ese dinero”, ha dicho Mario Di Constanzo, presidente de la Condusef para despejar dudas sobre la afectación a usuarios.

El problema fue detectado por el Banco de México el pasado 27 de septiembre, al notar diversos movimientos extraños y quejas de usuarios que no podían retirar o recibir su dinero correspondiente al pago de quincena.

La gran mayoría de los bancos tiene proveedores para enlazar y operar el SPEI del Banco de México, quien al detectar el problema tomó el control directo del sistema lo que lo ha hecho lento y causa de reclamos en los últimos días. Hasta ayer se aceptó que la crisis se debe a un ciberatraco.

El Banco de México ha anunciado, a raíz de esta situación, la creación de la dirección de Ciberseguridad en esa institución para vigilar las operaciones electrónicas. Además, ha informado de que la revisión de algunas transacciones demorará su tiempo de ejecución y que los retiros en efectivo derivados de operaciones electrónicas, mayores a 50.000 pesos, no podrán hacerse el mismo día.

En México, al año se realizan alrededor de 480 millones de operaciones electrónicas a través de SPEI, según datos de la Asociación de Bancos de México (ABM).

  • Foto: Especial