Donald Trump enfrenta problemas con su pasado. La estrella porno Stormy Daniels ha emprendido una campaña mediática para dar a conocer el amorío que tuvo con Trump en 2006.

Los pormenores de la relación Trump-Stormy serán dados a conocer en el programa 60 minutos de la cadena de noticias CBS, si es que logran evadir el bloqueo con que amenaza Trump al conocer de la intención de su ex amante.

El diario The Washington Post anticipa que este pleito legal es incierto pues el abogado de Trump, Michael Cohen ha dicho que cuenta con un acuerdo de confidencialidad firmado en 2006 por la actriz porno a cambio de recibir 130 mil dólares por su silencio.

Vamos a ver qué pasa”, respondió Stormy Daniels al influyente diario en un email para responder sobre su aparición en el programa 60 minutos de la CBS.

El portal BuzzFeed asegura que los abogados de Trump ya alistan acciones judiciales para impedir que ese programa salga al aire, a fin de evitar las revelaciones de Stormy Daniels

La controversia está servida. Un presidente de Estados Unidos que no ha ocultado su hostilidad hacia los medios y que ahora intenta silenciar a la estrella porno con la que sostuvo una aventura extramarital, también plantea inquietudes constitucionales. Ahora que Trump es presidente, la existencia de una relación adúltera se convierte en una cuestión de interés público, según dijo al Post C.J. Peters, decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Akron.

Una ‘orden mordaza’ judicial contra la Sra. Daniels o CBS constituiría una ‘restricción previa’ al discurso, que según la doctrina de la Primera Enmienda casi nunca es permisible“, expuso el catedrático.

The Washington Post da un contexto de situaciones previas donde Trump ha intentado, con demandas judiciales y amenazas, acallar a quienes hablan de él en situaciones que no le favorecen. Como en 2006, cuando uno de los abogados personales de Trump, Marc Kasowitz, presentó una demanda contra el biógrafo Timothy O’Brien, alegando que el libro de O’Brien, TrumpNation, subestimó el valor neto de Trump. Un juez de Nueva Jersey desestimó esa demanda.

Durante la campaña presidencial, Trump amenazó con demandar a The New York Times por imprimir dos artículos sobre mujeres que lo acusaron de conducta sexual inapropiada. Al respecto Trump respondió: “serán parte de la demanda que estamos preparando contra ellas“. Aunque nunca presentó tal demanda.

En enero, otro abogado que representaba a Trump, Charles Harder, amenazó al autor Michael Wolff con una demanda si publicaba su explosivo libro, Fire and Fury. No se entabló ninguna demanda.

La historia del supuesto romance, ocurrido hace 12 años, entre Daniels y Trump, que en ese momento era una estrella de televisión, ahora pone en la picota al Presidente de los Estados Unidos.

  • Foto: Especial