Kiyo Murakami nos descubre un sueño intermitente donde aparece como protagonista principal de imágenes de extraña belleza.

Murakami (Tokyo. 1976) flota entre el sofisticado mundo decimonónico y lo incierto, en sus fotografías hay un dejo de nostalgia, de naturaleza alterada y voces dispares. Una posibilidad de lo incomprensible.

En las historias de Murakami subyacen las puertas de cuerno y de marfil, a la espera de que el espectador abra la que considere mejor.

*Ruleta Rusa te sugiere escuchar un clásico de The White Stripes y la envolvente poesía de Natalia Litvinova.

Nadezha

 

Mi marido cuenta en voz baja

las naves del insomnio,

el empapelado puede oírnos,

las lámparas de queroseno

sueltan chispas de advertencia.

No tenemos distracciones,

el miedo invade San Petesburgo.

Osip, mi pelo se volvió cano

de oírte recitar en esta habitación.

Cuando estás en la cama, quieto,

en silencio y con el rostro

entre tus manos,

percibo los pasos de tus poemas,

no tenemos a donde huir,

en este tiempo que no admite la belleza,

soy tu cinturón,

el revolver que no usarías.

Natalia Litvinova