Laura Makabresku tiene un muestrario poco ortodoxo de la significación en cuanto al amar. Y en ello nos entrega su corazón abierto, en llamas.

Makabresku (1987, Cracovia) es artífice de un erotismo sosegado, de un vuelo inconcluso de aves o lágrimas derramadas que evocan el amor incomprendido, la soledad de la carne un día incendiada por el misterio de ser uno. La premonición de los amantes suspensos.

“Mis fotografías son expresiones de mi lado más oscuro. Mi trabajo le da voz a esas emociones y miedos que de otro modo me comerían por dentro”, ha dicho Laura para hacerse entender entre la marea de imágenes que nos sacuden.

*Ruleta Rusa te sugiere escuchar los aires graves de Madredeus y leer los misterios de una gran poeta mexicana que es Laura Solórzano.

Idos de Marzo

 

Te pierdo con mi selva,

te pierdo con mi sismo

te vas lejano, de inquietud

y de transtorno te veo tocar

en el entrecejo del cielo

una señal tendida, un sentido

prestado por la espina

por errar del césped

por un ir y venir al lugar,

te paso el dedo del secreto

como un calor caído y claro

como un caballo creyendo

te vuelcas a traer del más allá

en lo más ligero, en el umbral

que habrás de romper

cuando la transparencia sea

cuando la transparencia no sea

cuando seas tú

 

Laura Solórzano