Amy Luo ha emprendido una obra revolucionaria a partir del cotidiano acto de soñar.

Luo (China) recrea, a través de un artificio de luces y telas, los vapores del sueño que nos muestra personajes melancólicos en un mundo flotante, en ese preciso momento intangible en que somos otros pues, de alguna forma, dejamos de ser en el misterio de soñar.

Esta reescritura visual de los ciclos del REM nos abren, como las antiguas puertas de cuerno y marfil, pasajes de alteridad donde escondidos tras las brumas de la conciencia están las claves de algo superior. O quizá sólo sea el preludio a la nada insondable.

Me he dado cuenta de que tal vez no haya nada extraordinario o excepcional en nuestros sueños. Las aventuras más extrañas son fáciles de predecir, y cada momento realmente está hecho de cosas muy comunes. Hay un motivo y contenido en los sueños que resuena con todos nosotros“, dice Luo sobre esta inquietante serie.

*Ruleta Rusa te sugiere escuchar las sonoridades etéreas de Ophelia´s Dream y la poesía de Pier Paolo Pasolini.

Abro a la mañana de un blanco lunes

Abro a la mañana de un blanco lunes
la ventana, y la calle indiferente
roba entre su luz y sus rumores
mi presencia infrecuente entre las hojas.
Este moverme… en días totalmente
fuera del tiempo que parecía consagrado
a mí, sin regresos ni paradas,
espacio lleno todo de mi estado,
casi prolongación de la existencia
mía, de mi calor, del cuerpo mío…
y se ha truncado… Estoy en otro tiempo,
un tiempo que dispone sus mañanas
en esta calle que yo miro, ignoto,
en esta gente fruto de otra historia

Pier Paolo Pasolini

Traducción de Delfina Muschietti