Ellen Kooi es una ‘rara avis’ de la fotografía contemporánea. Su obra se inscribe en los meandros -de los canales holandeses y- de la poesía de pureza sosegada.

Kooi (Leeuwarden, Países Bajos.1962) posee un registro del horizonte y la naturaleza melancólica como pocos. Aquí está el drama soterrado de Ofelia que floreciente se aleja suspensa en lo frío del agua, la piedra y el silencio, verdes destellos de una fronda misteriosa. Los silencios prolongados.

De pequeña siempre deseó contar historias propias con una especie de provocación iridiscente, algo que en su fotografía adquiere esa naturaleza viva, de misterio sostenido. Un largo aliento antes de cerrar los ojos.

*Ruleta Rusa te sugiere escuchar los ecos sonoros de Xmal Deutschland y la poesía restallante de Mario Bojorquez.

Brooklyn Bridge

Desde la otra orilla de lo que digo
se tiende un puente para llegar a mi palabra.
Cada vez que pronuncio mi nombre,
mi nombre vuelve a mí desfigurado.
Cada que digo agua, el agua vuelve viento,
el viento fuego, el fuego mi nombre exacto
pero mucho más pleno, y más desconocido.

Tiro palabras, nombres, versos a la otra orilla
cada vez,
y cada vez anuncia nuevas intensidades
de lo que no conozco.

Habría de arrojar sobre este puente
aquello que no digo, mi silencio,
para que alguna vez vuelva poema.

Mario Bojorquez