Pintar con claroscuros a la manera de Rembrandt, evocaciones de la melancolía a la manera de Hooper, soñar con atrapar la belleza devastadora a la manera de Caravaggio. La obra de Hornst Kistner es de una sensualidad oscura.

Nacido en Würzburg, Alemania (1969), Kistner nos entrega con su obra fotográfica un mundo vintage donde la femme fatale aparece como lo que es: un perfecto poema negro. Provocadora y artífice de locuras, domesticadora de la fe, una aurora de abrasantes resplandores multicolor: la mujer.

La obra de este fotógrafo alemán es un puente de plata a la petite mort…a la pulsión más exquisita en este derrumbadero de la existencia. La vida pasa y se va. Y siempre será inútil si nunca hubo en la larga espera una doncella, un huracán de amor donde fundirnos.

*Ruleta Rusa mx te sugiere escuchar la turbulencia de los Fabulosos Cadillacs y leer el lánguido alarido de Antonin Artaud, profeta de la tormenta.

Poeta negro

Poeta negro, un seno de doncella
te obsesiona
poeta amargo, la vida bulle
y la ciudad arde,
y el cielo se resuelve en lluvia,
y tu pluma araña el corazón de la vida.

Selva, selva, hormiguean ojos
en los pináculos multiplicados;
cabellera de tormenta, los poetas
montan sobre caballos, perros.

Los ojos se enfurecen, las lenguas giran
el cielo afluye a las narices
como azul leche nutricia;
estoy pendiente de vuestras bocas
mujeres, duros corazones de vinagre.

Antonin Artaud

Versión de Aldo Pellegrini