Ver distinto, como la obra de Ramsés Ruiz, abre los ojos. Aunque el riesgo es que sufras el síndrome de Casandra.

 

¿Y tú, cómo ves la realidad?