Enrique vende Playmobil en León. Dice que retomaron fuerza. Esto de lo retro con la nostalgia vende bien. Siempre es bueno ‘recordar’ (del latín, volver al corazón).    

 

playmobil2

Un Playmobil es pequeño, simple y alemán. Mide 7.5 centímetros desde 1974, cuando fue presentado al mundo en la Feria Internacional de Juguetes en Nuremberg (Alemania), donde se dicta desde hace décadas lo que divertirá a los niños del planeta. A esa enorme minoría a los que les pueden comprar juguetes.

Horst Brandstantter, propietario de Playmobil, murió en junio de 2015 a los 82 años. Fue el dueño y cocreador de este lindo pedazo de plástico. Es bello y está hecho para provocar la imaginación. Lo fabricaron del tamaño exacto para que cupiera en la bolsa del pantalón de un niño.

El cuerpo de todos los Playmobil está compuesto por siete piezas que se unen y separan con un sistema llamado click

Se cambian las cabezas. Sus manos, como de langosta, toman los accesorios de forma sencilla. Una de sus grandes características es que se quedan parados. Brandstatter y Hans Beck así los pensaron para que los niños pudieran imaginar largas escenas. Sin rodillas. Como pájaros, pero firmes, de pie todo el tiempo que sea necesario.

Hace siete años Enrique vende Playmobil en León. Dice que retomaron fuerza. Esto de lo retro con la nostalgia, vende bien. Siempre es bueno ‘recordar’ (del latín, volver al corazón). No es fanático pero sí los ve como un pasatiempo sano y también como negocio. No solo los compran como regalos para niños, también con fines terapéuticos. “Hay personas que se dedican a hacer terapias con ellos, creo que hacen constelaciones familiares y por eso compran familias de Playmobil: la mamá, el papá, los abuelos, los hijos”.

playmobil3

Enrique recuerda cuando jugaba con sus hijos y le parece mejor que su nieto imagine una escena de piratas sin codos ni rodillas, que verlo deslizando su pequeño índice en una tableta como poseído.

“El juego es el trabajo del niño, su oficio, su vida”.
Pauline Kergomard 

 

  • Reportaje Gráfico: Luis Miguel López