De manera gratuita, dentro del FIC, el programa Crece Leyendo, presenta sesiones lectura con personalidades reconocidas en el cine, la música y la televisión. Guanajuato celebró la presentación de Ely Guerra.

Es un pequeño auditorio en la Casa de la Cultura de Guanajuato, con un cupo máximo de 50 asistentes, todo es íntimo, un murmullo en la décima y última fila se escucha hasta adelante, ni el sistema de sonido sería necesario.

Ely Guerra entra caminando con la tranquilidad del anonimato que da Guanajuato a sus visitantes, sube a una pequeña tarima, viste de negro, son las 11 de la mañana de un sábado y ya luce elegante hasta la décima uña, saluda como si fuera a iniciar uno de sus conciertos, pero no, este día viene a leer ficción.

Es la edición 46 del Festival Internacional Cervantino (FIC), las calles de la ciudad ya son una fiesta, la saturación es agobiante, estacionarse estresante, todo sube de precio por la temporada, pero lo vale; a la ciudad Guanajuato se le quiere.

La ficción es como un asunto de salud, la medicina ha podido avanzar de una manera muy científica, pero cuando uno escribe o lee de ficción lo que uno trata es de ser mejor”, es el prefacio que nos ‘vendió’, o en otras palabras, que después de esta sesión ibamos a sanar, a ser mejores, y sí, lo cumplió.

La peculiaridad de la presentación de la cantante Ely Guerra, se debe a una serie de eventos dentro del FIC por parte del programa ‘Crece Leyendo’, creado para fomentar la lectura con personalidades reconocidas en el cine, la música y la televisión mexicana y latinoamericana, un programa que recorre toda la República.

Los cuentos que leerá esta mañana son dos: Un Hombre Es Un Hombre, del escritor mexicano Gabriel Trujillo Muñoz, y Jurisdicción del Gobierno de India, de la escritora, periodista y caricaturista hindú, Manjula Pakmanaham, país con el que se hace coyuntura pues India es el invitado a esta edición del FIC.

La ficción es como un asunto de salud, la medicina ha podido avanzar de una manera muy científica, pero cuando uno escribe o lee de ficción lo que uno trata es de ser mejor

Ely Guerra

La cantante atrapó la atención del auditorio con una lectura amena. Al final daría una sorpresa.

Ambos cuentos son cortos, en 15 minutos Ely termina cada lectura, sentada en un escritorio, con gafas azules, llena todo el escenario sin demasiados movimientos teatrales o dramatizaciones con la voz, solo le da por estirar los brazos algunas veces, o mirar al frente para mantener la atención de todos.

Un Hombre es un Hombre, es un cuento muy ágil, Trujillo Muñoz ha bromeado incluso con la idea de demandar a Pixar por la película Wall-E, por la similitud de historias; como espectador, no puedes divagar en otro asunto durante la lectura, tu mente se atrapa entre la voz de Ely y la gran historia sobre robots y humanidad en decadencia.

El segundo cuento es una gran sátira e ironía sobre los procesos burocráticos en países en vías de desarrollo, como en México e India, lo que sirve para que nuestra famosa lectora cierre toda la presentación con una sola idea: “En México la ficción se toma con el espejismo del humor”.

Estamos satisfechos con el proceso de sanación que Ely Guerra había prometido, pero de pronto, en un fan attack, uno de los asistentes le pide lo que todos queríamos, pero nadie se atrevía: “Cántanos una canción”, el “”, fue inmediato; Ely se dejó querer, hizo ejercicios de respiración por diez segundos, lo que provocó el silencio de todos, hasta verla respirar captó toda nuestra atención, y así, sin más rodeos, cantó a capela Júrame, de María Grever.

Al final Ely atiende una larga fila para tomarse selfies. Salgo del pequeño auditorio con la sensación de haber vivido todo lo que representa el FIC, en media hora y en unos pocos metros cuadrados.

Mi alma está más luminosa, contenta, he sido parte de la fiesta del espíritu.

  • Fotos: José Luis Ramírez