Todo lo que te han dicho sobre la ayahuasca es mentira.

Esto fue lo primero que pensé al despertar el día siguiente. Mi experiencia fue tan beneficiosa, terapéutica y positiva, que una parte de mí volvió a odiar a nuestros políticos y legisladores. Esos hombres mayores, de clase social privilegiada, que deciden por mí hasta dónde puedo explorar mi propia conciencia. Esta sociedad que, cuando fui al doctor hace años porque me sentía deprimido, me recetó dos cajas de esa basura química llamada Xanax.

¿Se siente usted mal en el trabajo? No se preocupe. Tráguese esta pastilla y no sentirá nada. Vuelva a la fila de ensamblaje a perder su vida por cuatro centavos. No se tome nada que lo haga cuestionarse su existencia, o peor, que le haga entender que ese trabajo de mierda no es la esencia de su ser.

En los Estados Unidos, los representantes políticos han creado una ola de adicción a los opiáceos que está acabando con familias enteras. Junto a las farmacéuticas, han enganchado a millones de pobres diablos a esta porquería, para luego abandonarlos a su suerte.

Esta historia es el libro Junky, de William Burroughs, pero pasa como si el viejo Bill Lee se la pasara cogiéndose efebos millenials mientras escucha trap en vez de jazz.

Así, es difícil para mí hablar del viaje en sí. Sucede que la ayahuasca borra los parámetros clásicos de comprensión e interpretación de la realidad. Los a priori kantianos, como el espacio y el tiempo, estallan, se disuelven y se vuelven irrelevantes

En aras de poder comunicar toda mi experiencia, decidí grabar un podcast con un amigo. Acá podrán escuchar todos los detalles. La conversación dura poco más de una hora.

Aquí la puedes escuchar dando un click:

 

También pueden bajarla gratuitamente aquí, suscribirse en iTunes  y Google Play, o buscar el episodio en su cliente de podcasts favorito (vínculo al final de la página http://www.quemas.fr/).

Una aclaratoria: nosotros somos chicos venezolanos de acento caraqueño marcado. Eso no es bueno ni malo. Simplemente, así hablamos.

Disfruten el episodio. En nuestra página pueden encontrar el episodio anterior, que trata sobre la preparación para tomar ayahuasca. Otros episodios hablan de redes sociales (y cómo me salí de Facebook), emigración, teoría de la simulación, consumismo y más.

¡Bon voyage!

  • Imágenes: Especial