La crisis por el desabasto de combustible en Guanajuato alcanza niveles críticos por lo que el Gobierno del Estado ha planteado medidas emergentes junto con los gasolineros.

Además del conflicto por la deficiente logística de Pemex para enviar gasolina a Guanajuato, ahora se ha revelado que la refinería de Salamanca está en paro. No está produciendo gasolina, lo cual agrava la crisis.

El llamado que hacemos a la federación es a la reactivación de la refinería de Salamanca, que no está produciendo en este momento gasolina. Estamos trayéndola del ducto de Tula (…)

Necesitamos que empiece la refinería otra vez a generar el combustible para poder reestablecer (el abasto). Por logística, lo mejor que se tiene es surtir por ductos a las estaciones de servicio”, expuso en conferencia de prensa el gobernador Diego Sinhue, tras comprometer que si el Presidente de México acepta reabrir el ducto, se reforzará la vigilancia para evitar el robo.

A partir de ahora, y hasta que se resuelva el desabasto, sólo se atenderán a 500 autos por gasolinera con combustible, se venderá un máximo de 500 pesos por vehículo y 100 pesos en bidón, los vehículos de seguridad, traslado médico, aseo y otros servicios públicos llevan prioridad. No se permitirá además el ‘apartado’ de lugares.

El gobernador Diego Sinhue Rodríguez anunció en conferencia de prensa un decálogo de acciones pactadas en conjunto con los gasolineros del estado

Diego Sinhue dijo que si la crisis persiste es posible que el Gobierno de Guanajuato recurra a la exportación de gasolina desde Texas, utilizando las vías férreas, o en su defecto con pipas para traerla desde el puerto de Manzanillo.

Es importante señalar que el diésel si está garantizado”, precisó el Gobernador.

Las restricciones para la venta en garrafones, bidones y otros recipientes fueron explicadas por Ángel Carlos Díaz, líder de los gasolineros en el estado, de forma directa: “Hemos detectado que, desgraciadamente, la gente compra el combustible y lo vuelve a revender a un precio más caro”.

Los 41 mil barriles de gasolina que Pemex ha comprometido enviar a Guanajuato para cuatro días, apenas representa el consumo de un día normal en la ciudad de León. Eso da una dimensión del problema

Las aglomeraciones de autos y gente en las gasolineras ya es parte del paisaje urbano en las ciudades de Guanajuato.

 

En las ciudades del Corredor Industrial las largas filas de conductores, que ya rebasan el kilómetro en muchas partes, ya no sorprenden, como las riñas. Ni que la gente coma o duerma en sus autos a la espera de un poco de gasolina. Lo nuevo es, paradójicamente, el caso vial que provoca esta espera al ocupar cocheras, accesos a fraccionamientos o dobles carriles.

Ante la ausencia de al menos 30 mil escolares en el estado en los últimos días, derivado de la crisis por la falta de combustible, la Secretaría de Educación de Guanajuato (SEG) emitió un comunicado pidiendo a las escuelas tolerancia en la entrada ante la problemática.

 

AMLO pide a la gente que resista; pero él se resiste a abrir ductos

En su conferencia matutina el presidente Andrés Manuel López Obrador expuso que espera el apoyo de todos los ciudadanos en la lucha que ha emprendido para erradicar el robo de combustible.

“Pedirles a todos los ciudadanos que nos ayuden, que nos apoyen para no dejarnos someter, vencer por la delincuencia; que entre todos triunfemos y acabemos con el robo de combustible (…)

En algunas gasolinerías van a haber colas, que se resista; que si hay gasolina disponible en los tanques de los automóviles, no se vaya a la gasolinería en estos días porque estamos en proceso de normalizar el abasto”, dijo López Obrador.

AMLO no ha mencionado cuándo se resolverá el conflicto que tiene en crisis a 9 estados y que ya alcanzó a la Ciudad de México por el desabasto en el Estado de México

Como justificación a la estrategia -que muchos especialistas consideran fallida en cuánto a la planificación, y que ha traído la primera gran crisis a México bajo el mandato de Morena-, el Presidente dijo que ayer martes sólo se robaron 27 pipas de combustible, cuando antes del operativo eran más de mil a diario.

No podemos utilizar los ductos porque existen redes que se crearon para extraer, para robarse las gasolinas. Redes alternas. Es otro sistema de distribución al de Pemex. Por eso se cerraron ductos y se están abriendo conforme se considera prudente para evitar el robo.

En tanto, estamos cambiando el sistema de distribución utilizando pipas, y esto significa demoras, retrasos y desabasto en algunas gasolinerías. Sería fácil abrir los ductos y decir: ‘se normalizó la situación’. Pero mantener, a sabiendas, el robo. Aceptar, tolerar el robo. Eso no lo vamos a hacer. Vamos a resistir todas las presiones que sean”, expuso López Obrador.