Ante los disturbios por el alza en el precio de la gasolina el gobernador Miguel Márquez Márquez ha reaccionado con medidas de austeridad en el gasto público.

A diferencia del alcalde de León, Héctor López Santillana, que no ha sabido reaccionar ante los disturbios en la ciudad, Márquez salió a mitigar un poco la situación de inconformidad social anunciando recortes al gasto oficial.

En principio anunció que no habrá aumentos de salario este año a los funcionarios de primer nivel, la telefonía celular la pagará ahora cada funcionario, se solicitará al Congreso del Estado modificar la Ley de Ingresos del 2016 para revertir el aumento al peaje en la caseta Guanajuato-Silao, reducción de 50 % en viáticos,  así como diversos apoyos sociales a adultos mayores, jóvenes y emprendedores.

“Lo vuelvo a reiterar, en mi gobierno no ha habido más impuestos, mi compromiso es reiterar que no habrá más impuestos ni aumentos de los mismos”

En su mensaje también hizo una petición al resto de los poderes del Estado y a los 46 municipios para que repliquen las medidas de austeridad. “Mi compromiso es con ustedes muy claro, de facilitar, de hacer que las cosas sucedan para que Guanajuato no detenga su crecimiento”.