Con el apoyo del magistrado Miguel Valdez Reyes, el Grupo Parlamentario del PAN (GPPAN) presentó una nueva reforma para evitar la inconstitucionalidad de la legítima defensa, como se había aprobado tras la propuesta de los diputados priistas en julio de 2017.

La conclusión del magistrado Miguel Valadez Reyes, ex titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) y del Supremo Tribunal del Poder Judicial (STPJ), es que debe respetarse los límites de racionalidad y proporcionalidad establecidos por la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Por ello los diputados del GPPAN resolvieron derogar la Fracción XI del artículo 33 del Código Penal, para presentar una nueva propuesta.

La CNDH considera que debe respetarse el derecho a la vida aún cuando los delincuentes ataquen un hogar y a sus integrantes

Grosso modo la reforma al artículo 33, que aprobó el Congreso del Estado en 2017, agregaba una disposición que garantizaba que toda persona que sufriese de allanamiento ilegal en su hogar podría defenderse, de inmediato, con cualquier medio a su alcance.

Este planteamiento, similar al que se aprobó en el estado de Nuevo León, generó de inmediato el rechazo y la observación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) que argumentó que primero debe preservarse la vida y los derechos humanos, para luego presentar una queja de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Adelantándose a la declaratoria de inconstitucionalidad el GPPAN ha tomado acciones de inmediato.

Si bien lo que se pretende es dar mayor certeza jurídica a los ciudadanos que pretenden defenderse de una agresión, la propuesta podría generar una confusión por las distintas expresiones usadas”, resumió el magistrado durante la mesa de trabajo de la Comisión de Justicia para dar seguimiento a la iniciativa de reforma al Código Penal, en materia de legítima defensa.

La nueva propuesta del GPPAN contempla que: se presuma como legítima defensa, salvo prueba en contrario, el hecho de causar daño a quien, por cualquier medio, trate de penetrar sin derecho al hogar del agente, al de su familia, a sus dependencias o a los de cualquier persona que tenga la obligación de defender al sitio donde se encuentren bienes propios o ajenos respecto de los que exista la misma obligación, o bien lo encuentre en alguno de aquellos lugares en circunstancias tales que revelen la probabilidad de una agresión.