Entre los innumerables destinos que oferta la Ciudad de la Luz, hubo uno que me sedujo casi de inmediato: el Café Babel, ubicado sobre el Boulevard de Ménilmontant, al 109. Allí, tuve oportunidad de entrevistar a Lalo Cheeta, un músico francés extraordinario, líder, guitarrista, cantante, letrista y fundador de Lalo Cheeta & The Super Bombetas.

El mítico Café Babel, que todavía conserva el aura propia de los lugares que no han sido violentados por las visitas en masa, está decorado con unas pintas de Manu Chao (mon ami Pierrot) que impregnan la atmósfera de ese mestizaje propio del ex líder de Mano Negra. Sobre este espacio, acompañado de un par de cervezas, conocimos un poco de la trayectoria de Lalo Cheeta y del circuito musical alternativo de París.

La entrevista se llevó a cabo pocos días después de la Fête de la musique.

Cheeta compone y canta en inglés. ¿Por qué hacerlo de este modo, y sobre todo siendo francófono? Él nos dice: “Yo nací en Francia, pero es verdad que con la educación tengo también el idioma español y bastante conocimiento de la música latina; luego lo de cantar en inglés viene del hecho de que, me imagino, uno canta en el idioma de sus influencias, supongo, más música en inglés escuchas, más en inglés escribes. La mayor parte de mis influencias son norteamericanas”.

Así comienza esta charla.

Lalo Cheeta tiene una marcada influencia musical de The Crystals, Elvis Presley, Frankie Lymon, Lavern Baker, Chuck Berry, Grandmaster Flash o Paula Abdul

Tengo la impresión de que no lo controlo realmente; a veces cuando me viene una idea viene en inglés”. Así funciona para él la creación musical. De sus recuerdos previos a ser músico, comparte unas vacaciones familiares en Asturias, donde “aprendí muchísimo mirando conciertos de fiestas populares del norte de España, la manera que tenían los grupos de ahí de festejar el ambiente, eso es una inspiración”, dice Cheeta, una especie de moderno teddy boy francés, sobre el arte de la composición. Su primer EP fue grabado en 2004.

A la edad de 12 años ya tenía un grupo formado con amigos del colegio: Los Comancheros, que duró hasta que cada integrante tomó caminos distintos. Después intentó formar otro grupo, pero le costó muchísimo encontrar a los integrantes. Parecerá extraño, pero a pesar del cosmopolitismo de París, cuesta trabajo encontrar gente con afinidades musicales. No fue sino hasta 2014 que dio con los que ahora forman parte de Lalo Cheeta & The Super Bombetas.

Ser líder de una agrupación de siete elementos no es fácil: “Lo vivo bien, pero es una responsabilidad, es verdad, porque si algo falla es un poco culpa tuya, si algo falla tienes que aceptarlo, pero cuando algo triunfa entonces se agradece; pero sí, tengo esa responsabilidad”. Y agrega algo vital: “Hago los conciertos que hago y tengo las canciones que tengo gracias al grupo que está conmigo. Al principio la idea de hacer un grupo no me acuerdo cómo vino, tuve la suerte de crecer en una casa donde había instrumentos de música, había un piano, una guitarra que tocaba mi madre, con padres que escuchaban mucha música, igual eso da una dirección en lo que vas a hacer o en lo que no vas a hacer…”.

Los integrantes de esta banda de rock and roll son Yacine Baroudi: saxo y coros; Stephen Cat: saxo; Holy Dan: bajo y coros; Lucas Itié: Guitar, background vocals; Pietro Loconte: batería y coros; Myrtho Statathou: teclados; y Lalo Cheeta: guitarra y voz

Alejandro Acevedo: ¿De dónde viene ese sonido ecléctico que tiene el grupo?

Lalo Cheeta: A mí me gustan mucho las pelis musicales de los 40, 50 norteamericanas donde se baila y se canta; entonces la idea big band, de banda un poco amplia, la potencia de un sonido de grupo, es lo que me gusta. Me agrada cuando veo un grupo y son tres integrantes y es de una energía increíble, pero eso yo ya sé que no soy capaz de hacerlo; a mí me gusta esa idea de grupo un poco como en la tradición de la orquesta big band, un poco espectáculo.

AA: Desconozco en gran parte esos grupos de que hablas.

LCh: Me refiero a grupos de los 40 y 50, grupos de lo que se llama rock and roll, pero ese lado del rock que viene del góspel, música más vocal; lo que me encanta es el rock que viene de la música negra, entre comillas, esos grupos me encantan porque tienen esa cosa mágica que no puedo explicar con palabras exactas porque es muy difícil, pero esos grupos tienen algo increíble; a veces hacen canciones que si te fijas en las letras son cosas alegres, positivas, estar enamorado, vacaciones, el viernes que llega, pero se canta con tanta emoción que a veces te hacen llorar con una letra que no es nada triste. Esa mezcla de temas alegres con la emoción que rompe el corazón de verdad. Por ejemplo, un grupo de los 60, que es un grupo de cuatro chicas que se llama The Crystals, tienen muchos temas con los que lloré muchas veces, es increíble esa emoción que proyectan, es música del alma.

“En la historia de la humanidad (contemporánea) el rock and roll ha dado tanta esperanza y fuerza y ánimo…”.

Lalo Cheeta

AA: Siendo un músico parisino, que domina bien el español, ¿por qué cantar y componer en inglés? Me intriga un poco.

LCh: No es hecho a conciencia: sinceramente no me siento responsable del idioma. A veces me pongo a cantar en inglés, no sé, quizá por la musicalidad del lenguaje, igual es el estilo que me gusta, que hago. Las canciones surgen de momento, en el mero momento cojo una hoja de papel y un bolígrafo y sale en inglés.

AA: Cuando los vi tocar en La Feline, me sorprendió mucho la energía desplegada por todos en el escenario, quizá más notoriamente la tuya, al ser el frontman de la banda. ¿Qué me dices sobre esto?

LCh: No sé, es que nunca pensé en esas cosas, pero igual el escenario es el sitio donde sales tú de verdad. Creo que me siento más cómodo en un escenario que en la vida en general, y además es diferente, es un espectáculo. Luego lo de las energías y esas cosas, es como escribir en inglés, tengo esa impresión de que no lo controlo, si sale una canción no lo controlo, si sale algo que invade las piernas, no lo controlo y a veces me digo: “A ver, quieto, quieto”. Hay conciertos que tocamos dos o tres horas, al principio estoy bastante animado y me digo: “quieto, quieto, que quedan dos horas más de concierto” (risas).

AA: Hay como un desdoblamiento tuyo…

LCh: Puede ser porque a veces me dice la gente: “A ver, es que yo te conocí así y tal y bastante quieto y callado y a veces cuando te vi haciendo el concierto me pregunté ‘¿es el mismo?’¿es otro?’”.

 

“En vivo es un intercambio: si haces un concierto en frente de gente que está durmiendo la siesta igual no tendrás tanta energía”

AA: Claro. Y veo que un elemento importante de los Súper Bombetas es el atuendo, el look, junto a una actitud acorde a ello.

LCh: Sí, la vestimenta, la moda que acompaña la música que se interpreta. Yo no quiero criticar a nadie pero hay muchos grupos que olvidan a veces que un concierto es un espectáculo, no es hacer sus canciones y volver a casa, es un espectáculo; entonces para mí es un placer antes de un concierto vestirme y salir bastante engominado, y es un placer, forma parte del espectáculo, y siempre le digo a los chavales: “Venga, nos vemos mañana y a ver no hay que olvidarlo y tal”, es como: vamos a hacer un concierto y hay que hacerlo bien y creo que eso nos ayuda a dar esa energía en el escenario porque vas preparado y vestido.

AA: Lo performativo es elemental…

LCh: Sí, lo visual que acompaña da credibilidad. Yo vi a muchos grupos en vivo y digamos al estar ahí me gustaba y cuando volvía a casa a escucharlos ya no me molaban tanto, entonces eso significa que es el poder de un vivo. Cuando hacemos conciertos hay buena parte del público que no nos conoce y es como querer que nos quieran, intentar hacerlo bien; igual al día siguiente no nos escuchan pero que vean el concierto y se les quede algo.

AA: ¿Qué me puedes decir de la escena underground parisina?

LCh: No creo que exista una escena underground, pero hoy en día no creo que sea del estilo nuestro, en el siglo XXI, París, la verdad no lo sé porque no estoy tan conectado con ese mundo, creo que sería más una escena electrónica. A veces la gente que toca rock and roll, por ejemplo, está tratando de inventar una escena underground que ya no existe, que existió en los 80, pero desde mi punto de vista ya no existe, y no es negativo, los años pasan y eso es normal. No intento estar en un movimiento under porque para mí pasaron los años y desde mi punto de vista ya no es el rock and roll que es underground, es diferente, yo no me siento como en esta escena.

AA: Pero es cierto que tocan para públicos minoritarios, en lugares cerrados, hasta cierto punto hay un circuito de música y músicos que se conocen y comparten los mismos espacios, y hasta el público que asiste a estos conciertos se conoce y comparten códigos, ¿no?

LCh: Sí, absolutamente, hay gente fiel a la banda, al género que les gusta: en ese sentido, entonces lo soy, (risas), pero a veces creo que lo que llamamos underground no es un grupo es uno, dos, tres, cuatro, cinco o seis grupos de la misma pandilla que hacen los conciertos en un mismo sitio, en una misma sala… Desde mi punto de vista hay un movimiento under que existe, pero de otra forma. La Féline forma parte de los locales under de París en el mundo punkie, desde hace años; a las afueras de parís también, en Montreuil, que está activa a nivel cultural. Es un grupo de gente que se conoce.

AA: Respecto al clásico Fête de la musique, donde los músicos tocan en la calle y que se celebra cada 21 de junio en París (y en otros lugares del mundo), ¿qué participación tuvieron ustedes?

LCh: Existe desde el 85, 86, mi generación forma parte del ambiente; cada mes de junio la Fiesta de la Música forma parte de nosotros, entonces no lo sé porque igual no me doy cuenta, aproveché muy pocas veces porque como músico siempre estoy tocando, tuve muy pocas oportunidades de aprovechar esta fiesta y vivirla, de ver a tantos grupos diferentes.

A veces me gustaría decir: “A ver, el 21 de junio yo no hago conciertos”, y pido el día libre porque quiero dar una vuelta en París, pero hace un par de días la pasamos súper bien, mucha gente y ambiente súper chulo, la gente bailando, cantando con nosotros, entonces no me quejo, ¡es tremendo!

“(Las canciones) tienen que ser de muy buen nivel. Ojalá que sí, no creo que tenga yo canciones de alto nivel, pero por lo menos son sinceras; por supuesto, no formamos parte de los mejores grupos de París, pero sí de los más sinceros”

AA: ¿Qué viene ahora para el grupo? ¿Cuáles son los proyectos a corto, mediano y largo plazo?

LCh: Estamos preparando nuestra segunda grabación oficial. Quitando la grabación, yo estoy bastante interesado en los videos, no quiero hacer solamente videoclips sino cortometrajes y tenemos uno que está casi acabado. Los cortometrajes que grabamos son ficciones que hacemos con los integrantes del grupo, es como tener un poco el universo del ambiente del grupo, pero tenerlo como un mundo virtual y eso es lo que quiero hacer, hacer videos con música, por supuesto, cortometrajes musicales, con baile, yo bailo el tap dance, aunque me falta para meterlo en el concierto, todavía no me atrevo.

AA: ¿Se puede vivir actualmente de la música en París?

LCh: Depende, digamos en qué nivel, porque cada año hay cantantes y grupos que salen, brotan de un día a otro de la nada, eso ocurre cada año, y eso es normal, pero yo no creo que lo haré toda mi vida en esas condiciones, porque llega un momento que te cansa organizarlo todo, de hacer conciertos donde sea, siete en un coche no muy amplio, entonces cuando no tienes las cosas positivas que tiene cada grupo bastante potente, espacio, tiempo, gente que se encarga de la comunicación, todos esos grupos que no se preocupan de saber: “Ah ¿va a venir gente o no va a venir gente?”, no, cuando vives como ellos: bien, me arreglaría bien, pero hacerlo de manera más underground, por utilizar la palabra que mencionamos antes, no creo que lo podría hacer mucho tiempo; no lo sé, igual dentro de 10 años hacemos otra entrevista y…

AA: … las cosas han cambiado.

LCh: Sí, puede ser.

 

 

DESCARGA GRATIS SU MÚSICA:

https://mega.nz/#F!ohYH1QDB!uCe7QoLygYi2qPBiehZsPA

Facebook: Lalo Cheeta & The Super Bombetas (Grupo de Mambo-Rock)

Bandcamp: https://superbombetas.bandcamp.com/releases

  • Foto: Facebook