Un hecho trágico marcó su destino cuando estudiaba la secundaria. El impacto de la muerte de un compañero sería determinante para que años luego Felipe Arturo Camarena García se decidiera a emprender un objetivo que lo ha llevado a una carrera ascendente y ajena a los escándalos.

Ha hecho gran parte de su vida entre Celaya y Guanajuato, y en principio se define como un hombre de familia, un abogado con maestría en Ciencias Jurídicas Penales que ha incursionado -desde que estudiaba Derecho- en diversas dependencias públicas; quizá por ello guarda un respeto profundo a las instituciones.

Felipe Arturo Camarena tiene a sus 62 años una figura atlética gracias al deporte,  siempre mira directo a los ojos, se expresa con ideas claras, es un hombre maduro y argumental, lejano a los aspavientos. Formado en la Universidad de Guanajuato y forjado en el servicio público de los tres niveles de gobierno, es un hombre de ley.

Sé que soy diferente, porque soy gente comprometida, gente que -como lo has visto en los debates- no atacamos,  no golpeamos; es que no voy a eso. Creo que ser parte de un gobierno merece el respeto, la certeza y la seguridad con la que vas actuar para ser gobernante, eso es lo más importante.

Cuando fui juez podía ser amigo de muchos abogados, pero jamás tuve compromiso con ninguno; siempre apliqué la ley estrictamente, ante cualquier circunstancia, y al que tenía razón se le daba, siempre me he conducido así. Así lo seguiré aplicando. Y qué mejor oportunidad de aceptar ser el Gobernador y convencer a los guanajuatenses, a los que me conocen y a los que no, de que soy la mejor opción para Guanajuato”, dice Camarena convencido de que su trayectoria le aportará para alzarse con la victoria en el proceso electoral.

En entrevista con Ruleta Rusa el candidato del Partido Verde a la Gubernatura en Guanajuato habla sobre su historia de vida, su formación, su concepto de servicio y la incursión política que le ha llevado a ocupar diversos cargos en el primer partido en el que milita formalmente desde 2009  y por el cual ya ha sido diputado federal obteniendo el voto directo.

Jamás voy a ensuciar mis manos, ni mi trayectoria como servidor público, no tengo compromisos con nadie”, enfatiza Felipe Arturo mientras hace una retrospectiva sobre su participación inicial en gobiernos panistas donde alcanzó un amplio reconocimiento a su labor, aunque nunca fue militante o miembro activo.

De niño siempre le gustó jugar fútbol, como a todos, y quería ser futbolista. Siempre tuvo arrastre como líder y como conciliador. Ahora que busca ser Gobernador, como candidato del PVEM, no ha perdido esas cualidades

Cuando cursaba el segundo año de la secundaria la muerte de un compañero le impactó sobremanera. Alfredo se había matado en un accidente de auto bajo el influjo de la marihuana. Era un niño que lo tenía todo, vivía en una familia unida, con posición económica holgada, con un futuro prometedor.

Me marcó. Me dejó una gran reflexión de que yo tendría que trabajar un día, si Dios me daba oportunidad,  de hacer algo para que los jóvenes no cayeran en adicciones, que no perdieran la vida como mi compañero al que estimaba mucho”, recuerda con tristeza el hombre que años luego sería determinante para instaurar un nuevo modelo de seguridad en Guanajuato.

Camarena tiene una larga trayectoria como funcionario público, de los tres niveles de gobierno, en materia de Seguridad.

Quizá ese hecho encauzó de forma inconsciente su ruta de vida primero hacia la Medicina, y luego con mayor convicción hacia el estudio del Derecho desde donde fue haciendo entonces lo posible por hacer realidad ese compromiso moral que nació a partir de una tragedia.

Felipe Arturo Camarena inició su trabajo como servidor público en una dependencia llamada Acción Deportiva, bajo el mandato del gobernador priista Luis H. Ducoing, años luego al graduarse como abogado fue actuario, juez y luego magistrado del Poder Judicial en Guanajuato.

Cuando el PRI tuvo que ceder el poder al PAN, luego de un fraude electoral que llevó a la concertacesión y al gobierno interino de Carlos Medina Plascencia, Felipe Arturo Camarena fue nombrado como primer director de la Policía Judicial, y meses luego invitado por el propio Carlos Medina a ocupar la Secretaría de Gobierno.

Un salto cuántico en política no exento de polémica. El policía de Guanajuato había pasado a ser el responsable de la política interna y de garantizar la gobernanza. Además de convertirse luego en el primer Presidente de la Comisión Estatal Electoral que daría nacimiento, con la reforma política, a lo que hoy es el Instituto Electoral del Estado de Guanajuato (IEEG).

Con Vicente Fox se convirtió primero, en el Procurador General de Justicia de Guanajuato, y luego subprocurador en la PGR a nivel federal, para regresar luego a Guanajuato y fundar la Secretaría de Seguridad

Su separación de los gobiernos panistas la resume en que no obtuvo el apoyo necesario para seguir haciendo las cosas de manera correcta, además que vio una pérdida de valores y de ideología con la cual compartía algunas afinidades, como la de promover una participación ciudadana efectiva.

Hoy que Guanajuato vive niveles de violencia históricos y que la seguridad se ha vuelto la primera oferta de campaña en todos los candidatos –a las alcaldías, diputaciones, Gubernatura y hasta la Presidencia de México-, Camarena asegura que sabe cómo deben hacerse las cosas para retomar el rumbo perdido. Apela a su experiencia y cartas credenciales.

Hubo un descuido en materia de seguridad, muchas improvisaciones. Por el hecho de que les toca manejar la seguridad muchos se creen expertos y no miden las consecuencias que deben tomar.

No es través de improvisación como vas a lograr darle seguridad a Guanajuato, el orden se debe dar con firmeza, y desde luego sin tomar en consideración a quién beneficio y a quién perjudico, la ley es general y debe ser aplicada para ello”, asegura Camarena, quien ha planteado algunas fórmulas para volver a tener instituciones fuertes en materia de seguridad en el estado.

Entre sus planteamientos específicos en el tema está la profesionalización de los Ministerios Públicos,  profesionalizar además a los peritos, retomar la licenciatura en Derecho para quienes deseen ser policías, mejorar los salarios, el equipamiento y garantizar la autonomía en la Procuraduría de Justicia, fortalecer a las instituciones y a las personas.

Fortalecer las instituciones y generar una participación ciudadana más activa, son para Camarena elementos de cambio real.

Siempre le apostamos a atender lo importante que era el factor humano, el ver sus necesidades, el hacer equipo para que supieran que como servidores públicos tenían un gran compromiso. No es crear un estuche para las alhajas, porque hoy es más importante ese estuche aunque adentro tengas monedas de cobre o bronce.

Lo que tenemos que hacer es fortalecer a las instituciones (…) dar confianza y credibilidad. Yo no daría ‘línea’ al Procurador, él tiene que actuar con toda transparencia, con toda honestidad dentro de la institución porque eso te garantiza la seguridad dentro del estado de Guanajuato”, expone Camarena en una analogía respecto a que las instituciones de seguridad y procuración de justicia en Guanajuato ‘relumbran’ por fuera pero no tienen lo esencial adentro: fortaleza.

Un gran programa para la prevención de adicciones, considerando además amplificar el fomento del deporte y la cultura en las escuelas, hacer partícipes a los jóvenes en el servicio social visto desde otro enfoque –como llevar a los estudiantes de Medicina a las comunidades para apoyar en la atención de primera instancia, por ejemplo-, aumentar el presupuesto a ciencia y tecnología para pasar del 1 al 3 por ciento del gasto general, son parte de sus propuestas.

En su visión del Guanajuato posible, Camarena también considera llevar obra pública de gran calado fuera de las ciudades del Corredor Industrial, una política pública general más sólida en materia de medioambiente y cuidado de la calidad del aire,  además de incentivar aún más la participación ciudadana.

La autonomía que plantea para la nueva Fiscalía Anticorrupción en Guanajuato, para la Secretaría de Transparencia, también la compromete para el nombramiento de magistrados.

En la designación de algunos funcionarios clave como el Fiscal, el titular de Transparencia y el de Obras Públicas, ofrece se apoyará en la consulta ciudadana a través de cámaras y colegios

Hay que darle realmente esa participación que merece la sociedad, porque quienes somos realmente servidores públicos somos parte de esa sociedad. Lo que quiero es involucrar a la sociedad para que las decisiones que yo tenga que tomar como Gobernador sean las mejores (…) Hay que gobernar con la sociedad, la sociedad ya está harta de que lo políticos tomen las decisiones por ellos en todo y no los tomen en cuenta (…) En el arte de hacer política busco generar las mejores condiciones para Guanajuato. No es la ‘línea’.

El candidato del PVEM asegura que Guanajuato ya pide una alternancia política.

Lo más importante es fortalecer a las instituciones, y el fortalecimiento de las instituciones se da con la democracia, con la participación de la sociedad, donde nadie se sienta dueño, porque el PAN se siente dueño de Guanajuato. Lo que tanto criticaron del PRI, lo aprendieron, lo mejoraron y lo están llevando a toda la corrupción y deshonestidad, y eso no puede ser,  por eso es importante retomar la frase ‘Si hay de otra’, porque vemos un futuro distinto para Guanajuato”, expone el candidato del Partido Verde que ha enarbolado como parte de su fortaleza la experiencia y el orden. Dos factores que son, desde su perspectiva, determinantes para lograr cambios importantes.

Su participación política en el PVEM la debe a Beatriz Manrique Guevara, a quien reconoce el liderazgo y la visión para conformar un partido político que se muestra como una opción en Guanajuato. Y asegura que ideológicamente ha encontrado en este espacio el cauce a sus ideas, pues tiene libertad, además de que buscan el bien común, una activa participación ciudadana, promover un modelo de vida sana y cuidado del medioambiente.

En apenas nueve años Camarena ha dado al PVEM en Guanajuato elementos importantes para su crecimiento, primero como candidato a la Alcaldía en Celaya en 2009 –quedando a 800 votos para ganar-, luego como diputado federal en 2012 –electo por votación-, y años luego como vocero y secretario municipal de su partido.

Veo que la gente está deseosa de un cambio, sí están cansados. Y yo que formé parte de esos gobiernos iniciales en los que la ideología era totalmente distinta –solamente el gobierno que sea necesario y tanta sociedad como sea posible-, todo eso se ha perdido. Hubo intereses y corrupciones que destruyeron una filosofía importante de un partido político en el que yo no milité, pero estaba de acuerdo con esa filosofía (…)

Soy una gente que le duele lo que pasa en mi estado que quiere cambiar lo que está sucediendo, que no estoy de acuerdo en que siga habiendo pobreza extrema, que no haya salud, que no haya educación, que no se aplique la ley como debe ser, que haya distingos, que haya tanta corrupción y deshonestidad en el manejo de los recursos de los guanajuatenses.

Y lo vamos a enmendar, no tenemos compromisos, yo no vengo a hacer negocios con nadie, con ningún empresario.  No tengo compromisos. Vengo a aplicar la ley”, resume Camarena con voz firme y sin aspavientos, pues ha aprendido que para hacerse notar y respetar no tiene que gritar, hacer escándalo o hablar mal de nadie.

Los argumentos siempre son más efectivos.

  • Fotos: Especial