Después de años de asombrarnos con su ‘Crónica Andante’, un hijo pródigo de Xichú se transforma en poeta. Y aunque el libro que presenta no es propiamente poesía, la belleza de su lenguaje se inscribe en la poética

El Instituto Estatal de la Cultura (IEC), a través de Ediciones La Rana, presentó en el foyer del Teatro Juárez el libro Cerros abuelos, escrito por Eliazar Velázquez Benavídez. Un hombre de Xichú.

La presentación corrió a cargo de sus amigos Armando Herrera y Tail Díaz, quienes a través de la lectura de textos para comentar la obra, detallaron parte del proceso creativo, el estilo literario del autor, así como su personalidad.

Eliazar agradeció a todas las personas que hicieron posible el proyecto: al director del IEC, a la directora del CEARG, de Salamanca, así como también al director editorial de Ediciones La Rana

El poeta durante la firma de su libro.

También agradeció de manera especial a los habitantes de la Sierra Gorda guanajuatense, ya que, según expresó, sin su ayuda no hubiera si posible la publicación de este libro que reúne documentos, fotografías y testimonios en torno a sus familiares que vivieron los movimientos Cristero y Agrario en el siglo XX.

Cerros abuelos, habla, además, del desarrollo de la poesía y música campesina, así como saberes de su cotidianidad, todo ello con un estilo sencillo descrito por los habitantes de la sierra, quienes no dudaron en compartir recuerdos y fotografías de sus familiares -que aunque ya no viven físicamente-, vivirán eternamente a través de las letras de Eliazar Velázuez, un poeta que ruge como los Leones de la Sierra de Xichú.

Antes de cerrar la presentación, Juan Alcocer Flores, director del IEC detalló que este es el cuarto libro del autor que se publica bajo el sello editorial de Ediciones la Rana, y es para leer despacio, y tranquilamente, por toda la riqueza histórica que guarda en su interior.

A los que guardan la memoria de esos familiares de la Cristiada y la Reforma Agraria, se les obsequió este texto que mantendrá con vida la memoria de sus antepasados. Velázquez también agradeció a su pilar, su madre la señora Esperanza Benavídez, quien se mostró muy orgullosa de su hijo: un poeta de Xichú para el mundo.

  • Fotos: Mapio.net/ IEC